Con nuestro empeño por encontrar variedades tintas que se adaptasen a la zona, y dieran vinos únicos y diferentes, realizamos hace años una plantación con variedades únicamente de la península Ibérica.

 

Entre las que destacamos: Tinta de Toro, Tempranillo, Mencia, Prieto Picudo, Graciano, Garnacha, Monastrell...

 

A partir de la cual, hemos realizado nuevas plantaciones con las variedades que nos dieron los resultados óptimos.

 

Trabajamos todas y cada una de nuestras parcelas de forma ecológica, con los mínimos tratamientos que nos permita la añada y 100% naturales.

 

Lo artesanal, el cuidado de la viña, acoplar el rendimiento con la superficie foliar, la parcela, y la añada, es imprescindible para poder elaborar posteriormente un vino con la marca Terra D´Art.

 

Nuestra filosofía es muy clara y nos guiamos tanto en el cultivo como en la elaboración, por prácticas sostenibles y biodinámicas.

Como variedad autóctona de la zona encontramos la Merseguera. Es una variedad complicada de trabajar en campo, pero nuestros enólogos, los hermanos Martínez Palmero, consiguen darle una personalidad bien marcada.

 

Las altitudes de nuestras parcelas, entre 840 y 1150 m. de altitud, dan unas condiciones limite a nuestros viñedos. Debido a esto el trabajo en la viña es fundamental.

 

Las actuaciones en el viñedo durante el año comprenden la poda, el esporgado, el aclareo de las hojas de uno o los dos lados de la cepa (depende de la añada), y el aclareo de racimos desde el envero hasta la madurez (unas tres operaciones de aclareo por viña). Además durante la vendimia se realiza una selección intensiva de racimos uva a uva.

 

Con todo esto eliminamos un 50% de carga por viñedo , lo que nos hace que tengamos en la cepa una cantidad adecuada al viñedo, y al año climatológico