El

Valle de Ahillas

Las tierras del Valle han sido cultivadas desde que los antiguos musulmanes ocuparan la península ibérica.

origen

Tradición, entorno y riqueza

El Valle de Ahillas, se encuentra entre las poblaciones de Chelva y La Yesa, teniendo acceso también por pistas forestales desde Tuéjar, Alpuente o Alcotas.

La altitud del valle de Ahillas varía entre los 820 y los 1150 m. de altitud, y su superficie es inferior a las 1.500 Ha.

Accediendo desde Chelva, subiremos de 400 a 900 m. en tan solo 11 Km. viendo un paisaje muy montañoso de cortados y piedra madre. A mitad del trayecto, se encuentra la Ermita del Remedio, con unas vistas de marco inigualable.

La vegetación que rodea esta subida se comprende de pinares, carrascas y diferentes tipos de arbustos y hierbas aromáticas.

El máximo esplendor del cultivo de la vid en esta zona se dió durante los siglos XVIII y XIX, y en los libros queda que el hermano de Napoleón, José Bonaparte, era un buen consumidor de los vinos blancos de esta zona de la serranía.

Después de la filoxera, y con los injertos, el Valle volvió a todo su esplendor, tanto es así que en la aldea de Ahillas existían 2 fábricas de alcohol.

Hoy en día, el cultivo de la vid esta prácticamente extinguido, con tan sólo unas 30 Ha. dedicadas al cultivo de la vid. En su lugar, encontraremos almendros, nogales y cereales, entre otros.

La aldea de Ahillas, perteneciente a Chelva, posee un censo inferior a 20 habitantes, de ellos, casi la mitad son artistas de diferentes nacionalidades.

Cada año durante la Pascua la Asociación de Vecinos de Ahillas, junto con otras organizaciones, celebra la exposición “Arte en Ahillas”.