Blanco

Flor de
Ahillas

Rosado

Flor de
Ahillas

Tinto

Ahillas

Tinto

Finca
"El Maldito"

Blanco

La
Madura

Visualmente es un vino limpio y brillante, con tono amarillo pajizo que destaca con una lágrima muy lenta y que nos hace intuir la untuosidad que tendrá en la boca.
Nada más verlo, a través de la botella, el color nos invita a degustarlo. Ya en la copa, observamos su lágrima lenta, y su color rosa vivo.
A simple vista percibimos que este vino se encuentra en una condición óptima para el consumo y que su vida tiene un largo recorrido, ya que, encontramos tonos violáceos y morados dentro del rojo picota que lo envuelve.
Notas violáceas junto con un potente color opaco, que nos habla de la estructura del vino. Una lagrima muy lenta y con color.
Notamos el ensamblaje perfecto entre la madera y las frutas, que en este caso se vuelven más blancas: como peras almibaradas o manzana verde.
Anterior
Siguiente

¿Mayor de 18 años?

Disfruta de un consumo responsable